La obesidad y su clasificación

obesidad

¿Qué es la obesidad?

La obesidad es una enfermedad crónica caracterizada por un aumento de la grasa corporal.

Se debe fundamentalmente a un desequilibrio entre ingesta calórica y gasto energético, exceso de la primera y disminución del segundo, así como a la susceptibilidad genética que puede modular el impacto ambiental en cada individuo; mientras que mutaciones genéticas, desordenes endocrinos, medicamentos o alteraciones psicológicas, pueden ser causas subyacentes en algunos casos.

El sobrepeso y la obesidad son dos factores de riesgo que inducen la aparición de enfermedades crónicas no transmisibles, como enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus tipo 2, síndrome metabólico, osteoartritis, apnea del sueño y algunos tipos de cáncer .

Además, acarrea una serie de problemas sociales como dificultad para la interrelación de las personas, trastornos de la imagen personal, problemas de movilidad al desplazarse y de espacio al viajar, entre otros. Además, cuando el sobrepeso y la obesidad comienzan en la infancia y la adolescencia, tienden a mantenerse hasta la edad adulta .

Clasificación de la obesidad

La obesidad se clasifica generalmente de acuerdo a tres criterios: etiología, morfología e histología.

De acuerdo a su etiología podemos decir que es exógena o endógena. La primera abarca el 95 % de los casos y es fundamentalmente el resultado de un desequilibrio entre la ingesta calórica y el gasto energético dentro de un entorno socioambiental desfavorable sobre un individuo con predisposición genética.

La obesidad endógena está asociada a alteraciones monogénicas enfermedades raras, alteraciones poligénicas, secundaria al uso de fármacos o a otras enfermedades de origen endocrino.

De acuerdo con su morfología, la obesidad se clasifica en central o androide (tipo manzana) y periférica o ginecoide (tipo pera).

La primera se caracteriza por un predominio de tejido adiposo en el tronco y la región intraabdominal, y está asociada al riesgo de enfermedades cardiovasculares y síndrome metabólico; y en la segunda la acumulación de grasa se ubica fundamentalmente en la región fémoro-glutea y caderas.

La tercera y última es la histológica, de acuerdo con esta clasificación la obesidad puede ser hiperplásica o hipertrófica. La primera se caracteriza por un incremento del número de adipocitos y es la que predomina en los primeros años de vida; en la segunda los adipocitos aumentan su tamaño y predomina en los sujetos adultos.

¿Quieres saber más?

Te recomiendo leer origen y causas de la obesidad

Referencias bibliográficas:

Josune Olza Meneses y Ángel Gil Hernández

Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos «José Mataix» (Universidad de Granada)

https://dialnet.unirioja.es/

https://www.who.int/dietphysicalactivity/childhood/en/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *